inicio padres Hábitos saludables

    3 Consejos para comer sano por menos


    No es fácil escoger comer sanamente cuando las opciones son limitadas. Comer un desayuno saludable o una merienda con frutas y vegetales son cambios pequeños que pueden hacer juntos en familia. Dedicar tiempo para planificar sus comidas antes de comprar o cocinar le ayudará a estirar su dinero y a servir comidas saludables.

    Prefiera los alimentos frescos y naturales: Su familia puede comer alimentos sanos aún con un presupuesto limitado. Trate de buscar alimentos naturaless que puedan ayudarle a estirar su dinero. Las frutas y vegetales frescos de temporada usualmente cuestan menos. Busque productos de cultivadores locales o cómpreles directamente -algunas veces ofrecen productos a precios más bajos que en las tiendas o supermercados.

    Planee antes de comprar: Un poco de planificación puede ahórrale dinero a largo plazo. Antes de ir a la tienda, dedique unos minutos a planificar algunas de las comidas que a su familia le guste comer. También piense que alimentos nuevos les gustaría probar. Cree un presupuesto y una lista de compras. En la tienda busque las ofertas así como las marcas genéricas o propias de la tienda. Visite otras tiendas o converse con sus amigos o vecinos para encontrar aquellas que ofrezcan los mejores precios.

    Cocine con inteligencia: Las comidas saludables hechas en casa pueden ser rápidas, fáciles, y económicas.  Para cocinar saludablemente con un presupuesto limitado pueden:

    • Crear un menú semanal. Planificar con tiempo le ayudara a ahorrar dinero y minimizar el desperdicio.
    • Cocine más de lo que necesita. Las sobras pueden congelarse y transformarse en otras comidas.
    • Prepare comida con antelación. Después de hacer las compras, puede lavar, cortar y guardar los vegetales en envases reutilizables. Cuando sea el momento, añádalos a ensaladas o estofados. También pueden ser meriendas deliciosas, fáciles de comer ¡en cualquier momento!

  • A es de asma


    Millones de niños pequeños sufren de asma. Sin embargo, los niños con esta condición pueden llevar una vida sana y activa. La clave es seguir un plan para controlar el asma y prevenir los ataques. Saber los detalles y estar preparado le ayudará a mantener a su niño saludable y ¡permitirá que todos respiren más fácilmente!

    Datos acerca del asma: El asma es una enfermedad inflamatoria en los pulmones crónica o a largo plazo. Cuando un niño tiene asma, las vías respiratorias de sus pulmones pueden irritarse fácilmente a causa de factores desencadenantes. Esto resulta en una circulación reducida de aire y en problemas al respirar. Diferentes niños tienen diferentes factores desencadenantes o cosas que causan un ataque de asma. Algunos factores desencadenantes son: polen (de los árboles, la grama y la hierba), moho, polvo, aire frío, actividad física, humo del cigarrillo y animales con plumas o pelaje.

    Identificando los síntomas: Los niños pequeños tienen dificultad para describir sus síntomas. Algunas veces dirán cosas como “Me duele el pecho” o “No puedo respirar bien”. El estado de ánimo o comportamiento de un niño puede también cambiar de repente. Pueden ponerse nerviosos, irritables, inusualmente callados o hasta temblorosos. Es importante prestar atención a la manera cómo el niño describe lo que está sintiendo.  Los doctores algunas veces recomiendan estar atentos a los síntomas “ruidosos” o  “silenciosos” que pueden indicar que un niño tiene dificultad para respirar.

    Los síntomas ruidosos serán los más obvios:

    • tos
    • respiración rápida
    • tirantez en el pecho
    • respiración jadeante (cuando respira hay un sonido de silvido)

    Los síntomas silenciosos son también indicadores importantes, pero requieren mayor observación para notarlos:

    • sudor y palidez inusual
    • intranquilidad mientras duerme
    • fatiga
    • ansiedad

    Un buen plan de acción: Cuando un niño con asma se sienta enfermo, usted puede ayudarle siguiendo estos pasos: 1) Siente al niño para que descanse, 2) Ayude al niño a mantenerse en calma, 3) Asegúrese de que el niño tome la medicina que el medico le ha prescrito, 4) Si los medicamentos no parecen tener efecto, contacte al servicio de emergencia.

    Una onza de prevención: Saber qué hacer para ayudar a prevenir los ataques de asma es muy importunate. Hay varias acciones que pueden disminuir las posibilidades de que un niño tenga un ataque de asma.

    • Limpie las superficies diariamente con un paño húmedo para quitar el polvo.
    • Evite usar alfombras en el ambiente del niño porque éstas pueden atrapar polvo. Elija alfombras pequeñas que se puedan lavar o pisos limpios sin ellas.
    • Elimine fuentes de olores fuertes, como cigarrillos, productos para la limpieza, perfumes y otras sustancias de olores fuertes.
    • Evite tener mascotas con pelo o plumas en el ambiente del niño. Considere otro tipo de mascota, como los peces.
    • Provea momentos de descanso antes y durante las actividades al aire libre. El niño puede beneficiarse de los medicamentos antes o durante un descanso de la actividad física. Padres y cuidadores deben hablar de esto con los demás adultos encargados del cuidado del niño en casa o en la escuela.
    • Extermine los insectos. Es especialmente importante eliminar las cucarachas porque sus desechos pueden ser peligrosos para el niño.
    • Elimine el moho. Las esporas de moho en el aire pueden causar ataques de asma.
    • Mantenga al niño alejado de las áreas donde las personas fuman cigarrillos.
    • Esté alerta a las reacciones del niño, particularmente durante o después de la actividad física.
    • Hable con los demás cuidadores y adultos en el entorno del niño para identificar las meriendas que puedan causarle al niño una reacción alérgica que conduzca a un ataque de asma.

  • Actividad física


    A los niños les encanta moverse. La actividad física es una parte natural de sus juegos y un componente esencial de su salud y crecimiento. Intenten hacer algunas de estas ideas divertidas y sencillas para estimular a niños y niñas a moverse todos los días.

    Consejos para motivar los niños a participar en actividad física

    • Pídale a su niña o niño que identifique las partes del cuerpo con un juego. Párese frente a ella o él e indíquele qué parte de su cuerpo debe tocar. Muéstrele partes distintas yendo cada vez más rápido para ver por qué tanto puede hacerlo sin equivocarse (“toca tus dedos de los pies, toca tu nariz, toca tus orejas, toca tu rodilla”). Luego cambien de papel y hágalo usted.
    • Adivinen cuántos pasos son necesarios para atravesar una habitación. Atraviesen la habitación y vean qué tan cerca estuvieron con sus predicciones. Luego adivinen cuántos saltos cortos, largos, zancadas, y otros tipos de movimientos son necesarios para atravesarlo de nuevo y ¡pónganse a prueba!
    • Ponga distintos tipos de música en casa y convierta “la hora del baile” en una rutina familiar. ¡Invite a su niña o niño a que cree nuevos pasos para sus canciones favoritas con sus amigos y a que les presenten su baile!
    • Pídale a su niña o niño que se mueva como diferentes animales: “salta como un canguro”, “deslízate como una serpiente”, “arrástrate como un cangrejo” o como sus estrellas favoritas, “corre como un jugador de baloncesto” “baila como tu cantante favorita” o “patea como tu futbolista preferido”.
    • Caminen de un lugar a otro balanceando una bolsa de arroz o un peluche pequeño sobre distintas partes del cuerpo (cabeza, mano, hombro, codo). Caminen despacio, rápido, en distintas direcciones (adelante, atrás, de lado) y por rutas distintas (recto, haciendo curvas o zigzag).
    • Canten y hagan la mímica para la canción “cabeza, hombros, rodillas y pies” alternando de rápido a despacio.
    • Salten en su sitio. Dispongan objetos pequeños y bajos (como cojines o peluches) en el espacio donde estén y jueguen a saltar por encima o dar vueltas a su alrededor.
    • Jueguen a imitarse unos a otros. Haga movimientos simples como saltar o dar vueltas y pídale a su niña o niño que le imite, luego invierta los roles e imite lo que ella o él haga.
    • Descansar también es importante. Hagan una actividad silenciosa que los relaje. Puede ser leer una historia o colorear a tus amigos favoritos de Plaza Sésamo.

  • Alimentación saludable


    La clave para tener una vida saludable es empezar a temprana edad. Al enseñar a nuestros niños la importancia de comer de manera saludable, conocer y cuidar nuestro cuerpo, y mantenernos activos físicamente, podemos contribuir a que crezcan felices y sanos. Estos materiales fueron diseñados para ser usados en la casa o en la escuela, o en cualquier espacio donde los niños aprendan y jueguen.

    Consejos sobre la nutrición

    • Vayan al campo o a una plaza de mercado para ayudar a que su niña o niño sepa de dónde proviene la comida. Estimúlelos a que escojan un alimento (por ejemplo, unas fresas) y discutan cómo se produce y las distintas formas en que puede prepararse (frescas y enteras, cocidas, en tajadas) y servirse (en ensaladas de frutas y de verduras, en una mermelada, con el cereal).
    • ¡Pónganle color a su mesa! Invite a su niña o niño a que escoja cinco frutas y verduras de distintos colores para comer cada día. Éstas le proveerán un amplio rango de nutrientes que su familia necesita para mantenerse sana y fuerte.
    • Hagan una prueba de sabores o de sonidos. Con vegetales como zanahoria, apio o cohombro, ensayen distintos aderezos (vinagreta, limón, aceite de oliva) o prueben cuál de los vegetales tiene el crujido más fuerte.
    • Invite a su niña o niño a que recorte en periódicos y revistas imágenes de alimentos saludables. Hablen sobre lo que hace que esos alimentos sean saludables. Luego ayúdele a pegar las imágenes a la nevera como recordatorio para que coman alimentos nutritivos.
    • Propóngale a su niña o niño a que hagan un abecedario con alimentos saludables. Invítele a pensar en alimentos saludables que empiecen con distintas letras y hagan una ficha para cada una. Por ejemplo: A de arroz, B de berenjena, C de curuba. Cuando hayan terminado su abecedario diviértanse jugando con él.
    • Cuando estén en el supermercado o la tienda, jueguen a identificar diferentes verduras y frutas frescas de colores brillantes, y permita que su niña o niño escoja una de las que más le gusten para comerla en casa.
    • Cuando su niña o niño le pida una merienda con alto contenido de azúcar, invítele a escoger una que le ayude a sus huesos a fortalecerse, como un yogur bajo en grasa, una leche achocolatada o un quesito pera.
    • Invite a los chicos a escoger alimentos que vengan en su propio empaque (como los bananos o las granadillas, para que no tengan que generar desperdicios adicionales con empaques plásticos. ¡Así comerán mejor y ayudarán al medio ambiente!

  • Feliz, sano y listo para la escuela


     

    El primer día de escuela es un paso grande para su niño. El salón de clases es un mundo nuevo de aprendizaje que puede ser emocionante pero también un reto. Como el primer (y ¡favorito!) maestro de su niño, puede crear un “salón de clases” dondequiera que esté, ya sea en casa, en el carro o hasta en el mercado. Hay muchas cosas que pueden hacer juntos para ayudar a su niño a esta listo para ese día especial. Un poco de preparación puede ayudarlo a desarrollar un amor por el aprendizaje para toda la vida.

    Cuerpos Sanos

    • Intente planificar las meriendas con anticipación. Corte apio, zanahorias y queso, y tenga disponible yogur con sabor a frutas.
    • Saltar la cuerda, nadar y jugar a la pelota son buenas maneras de ayudar a su niño a fortalecer sus músculos y mejorar su coordinación.
    • Dibujar, armar rompecabezas y los juguetes que requieran clasificar y construir con bloques ayudan a su niño a desarrollar destrezas de coordinación motriz, visual y manual.
    • Asegúrese que su niño duerma lo suficiente. Los niños entre los 3–5 años de edad usualmente necesitan dormir unas 10 horas todas las noches y una siesta en las tardes.

    Crecer y socializar

    • Ayude a su niño a aprender a seguir instrucciones. Jueguen a “Simón dice…”, o pregúntele que ocurriría si no se siguen las instrucciones con exactitud: “¿Qué sabor tendría la sopa si le agregáramos una taza de sal en vez de una cucharadita?”.
    • Promueva la empatía al animar a su niño a ver las situaciones desde el punto de vista de otra persona: “¿Cómo te sentirías si Jenny te quitara tu camioncito?”.
    • Estimule el compartir. Ayude a los niños a que aprendan a resolver conflictos por sí solos: “Sé que los dos están teniendo dificultad para compartir tus bloques, pero ¿puedes pensar en una manera de cómo los pueden compartir?”

    Fundamentos del aprendizaje

    • A los preescolares les encanta preguntar “¿Por qué?”. Motive el análisis crítico de su niño preguntándole: “¿Por qué piensas así? o “No estoy seguro. ¿Cómo crees qué podemos saber más sobre eso y descifrarlo?”.
    • Aumente las destrezas lingüísticas y matemáticas de su niño cuando visiten el mercado. Motívelo a decir los nombres de los productos que colocan en su cesta de compras y a señalar los números en los carteles.
    • Ayude a ampliar el vocabulario de su niño al usar varias palabras para describir los mismos objetos, como “Ese camión es muy grande. Es gigantesco. Es enorme”. Invite a su niño a intentarlo también.

  • Tu Equipo Saludable


    Ser saludable es un trabajo en equipo. Los niños no pueden hacerlo solos, así que muéstreles quién está en su equipo y cómo los equipos pueden lograr su objetivo.

    ¡Usted puede ayudar en casa!

    Cultivar hábitos saludables es un trabajo en equipo. ¿Quién está en el equipo de su niño? Usted, su niño y toda la familia son miembros importantes de su equipo saludable. Usted dará el ejemplo al servir alimentos sanos y hacer actividades físicas diarias. Deje que su niño le dirija algunas veces. Le encantará compartir todo lo que sabe sobre comer bien y estar físicamente activos.

    Prueben esto en casa

    • Comience con una conversación sobre los equipos. ¿Qué es un equipo? ¿Qué tipos de equipos hay (equipos deportivos, una clase preescolar, una familia, una comunidad)? Explíqueles que los niños también son parte de un equipo saludable: un grupo de personas que se preocupan por los demás y quieren ser saludables.
    • Invite al niño a pensar en quiénes les ayudan a comer alimentos nutritivos y a ser activos (jugar). Haga una lista de sus respuestas en una hoja de papel. La lista puede incluir adultos (padres, familiares, maestros, entrenadores) y niños (hermanos, primos, amigos). Ayude a los niños a pensar en lo que hace cada miembro del equipo (un

      padre puede preparar las comidas, un amigo puede jugar afuera con el niño, etc.).

    • Comparta las situaciones siguientes con el niño e invítelo a decir qué miembro de su equipo saludable le puede ayudar.

    • Es la hora de la cena y tienes hambre. Alguien está en la cocina preparando la cena. ¿Qué miembro del equipo es? (Papá, mamá, abuela, niñera, etc.).

    • Miras por la ventana y ves un hermoso día soleado. Quieres salir afuera. ¿Qué miembro del equipo puede ayudarte? (Maestra)

    • Estás en el patio y quieres jugar Los congelados. ¿Quién puede ayudarte? (Amigos)

    • Tu mamá pregunta qué hacer el día del sábado. ¿Quién puede darle las mejores ideas para estar activos y divertirse? (El niño)

    Para conversar

    Pregunte a los niños maneras en que pueden ayudar a los adultos con sus hábitos saludables. Por ejemplo, pueden sugerir frutas y vegetales para la merienda y leche baja en grasa y agua para beber. ¡Anímelos a ser los maestros!

     


  • Dientes Fuertes en Cuerpos Fuertes


    Los alimentos que son buenos para los dientes también pueden proveer a
    su niño en crecimiento la energía que necesita para aprender y jugar.

    Selecciones Sanas

    Hable con sus niño o niña sobre los alimentos de “cualquier momento” y los de algunas veces”.

    • Los alimentos de “cualquier momento” tienen muchos nutrientes y se pueden comer en cualquier momento porque le hacen bien al cuerpo. Las frutas (como las manzanas o las naranjas) y los vegetales frescos (zanahorias, tomates), el queso bajo en grasa y el agua son alimentos de cualquier momento.
    • Los alimentos de “algunas veces” son por lo general azucarados, salados o grasosos y se deben comer de vez en cuando. Los dulces pegajosos, las meriendas ácidas, azucaradas o fritas y las bebidas gaseosas y las bebidas deportivas deben consumirse con moderación pues le hacen daño a los dientes.

     

    Prueben Esto En Casa

    A los dientes les encantan hacer CRUNCH. Hagan una prueba de alimentos para ver qué sonidos producen y descubrir cuál es el más crujiente.

     

    Materiales:

    Tazones pequeños
    Distintos alimentos de “cualquier momento” cortados en pedazos. De preferencia, busquen alimentos firmes y crujientes (como apio, zanahoria, manzana, etc.)
    Venda para los ojos
    Lápiz y papel

     

    Cómo jugar:

    • Preparen varios tazones con frutas, vegetales, nueces y otros alimentos de “cualquier momento” que tengan disponibles.
    • Tomen turnos con los ojos vendados tratando de adivinar a qué alimento corresponde cada sonido que se haga al morderlo. ¿Qué sonido hacen las zanahorias? ¿Qué sonido hacen las
      manzanas?
    • Juntos organicen los alimentos que probaron del menos ruidoso al más ruidoso. ¿Cuál van a nombrar el Rey del Crunch?

     

    Para Conversar

    Los mejores alimentos para los dientes son aquellos con alto contenido de calcio y fósforo (como los lácteos, las nueces y algunas carnes) pues ayudan a recuperar su esmalte. También lo son los alimentos crujientes y firmes pues tienen alto contenido de agua, lo cual favorece que se genere saliva y se diluyan los azúcares de la comida. Procure incorporar estos alimentos pro-dientes en las meriendas de sus hijos.


  • Visitando el Doctor


    Ya sea que su hijo o hija sienta algún malestar o tenga un chequeo de rutina, ir al médico es indispensable para mantener la buena salud, aprender y jugar.

    Hable con su hijo o hija sobre lo que hacen los doctores; explique que son personas expertas en el cuidado de la salud y que nos examinan para chequear todo el cuerpo(corazón, músculos, huesos, etc.) y saber que estamos bien. Exponga con un ejemplo algunas visita al médico que hayan tenido que hacer. Por ejemplo “¿te acuerdas cuándo papá tenía mucha tos? Él visitó al doctor para que averiguara que tenía y que lo ayudara a sentirse mejor.” Pueden conversar sobre la medicinas y cuidados que ayudan a que se cure rápidamente.

    Prueben esto en casa

    Usted, el niño y su pediatra son un equipo. Su hijo o hija debe saber que están todos del mismo lado.

    Materiales:

    • Papel y lápices

    Pasos:

    • Realicen un juego de roles. Incentive a su hijo o hija a imaginar ser un doctor. Usen  objetos que tengan en casa para jugar a escuchar el corazón, chequear sus oídos, mirar su lengua y decir AAAAAA.
    • Ahora, imaginen que deben realizar un examen de sangre o tomar una radiografía.
    • Por último, pídale a su hijo que escriba una prescripción médica sobre los medicamentos que debe tomar. Al estar al tanto de la labor del médico, su hijo o hija tendrá menos ansiedad cuando debanvisitarlo.

    Para conversar

    Los niños pueden tener preocupaciones y miedos sobre ir al médico aún cuando no expresen su temor o ansiedad. Limite su exposición a medios de comunicación en que se hable de enfermedades y otras preocupaciones que no son apropiadas para su edad. Anime la discusión familiar para contestar las preguntas que ellos pueden tener y, al mismo tiempo, asegúrele que los adultos especiales en sus vidas están ahí para ayudar a mantenerlos seguros y saludables.


  • Lavado de manos


    Lavarse las manos es una hábito de higiene personal realmente importante. Tanto adultos como niños deben entender que con las manos tocamos objetos que otras personas han tocado y que tienen gérmenes.

    Tanto para niños como para adultos, practicar simples acciones cotidianas nos ayuda a estar saludables y mantener los gérmenes alejados. Los niños pequeños, en particular, pueden no comprender exactamente cómo se propagan los gérmenes, pero sí entienden que hay ciertas cosas que pueden hacer para mantenerse saludables, especialmente cuando las hacen durante sus rutinas diarias junto con los adultos que cuidan de ellos.

    Prueben esto en casa

    Tal vez una de las tareas más importantes de la higiene personal es el lavado de manos. La técnica es importante ya que deben enjabonarse por al menos 20 segundos frotando todos los dedos, enjuagar con abundante agua y secar con una toalla limpia.

    Materiales:

    • Agua
    • Jabón
    • Toalla

    Pasos:

    • Cuando salgan al parque o a dar un paseo deje que su hijo o hija se divierta ensuciando sus manos. Será una buena oportunidad para practicar el lavado de manos.
    • Realicen el concurso “lavado de manos”. Tengan presente que los dos deberán tener la misma cantidad de jabón.
    • Mientras cantan la canción del abecedario, restrieguen sus manos. Quien más espuma haga será el ganador. Cuando termine la canción enjuaguen sus manos con abundante agua. Muestre que aprender hábitos de higiene es divertido.

    Para conversar

    Lávense las manos con frecuencia durante al menos 20 segundos, especialmente después de toser o estornudar, después de jugar afuera, antes de comer y después de ir al baño. Con el lavado se deshacen de los gérmenes que podrían hacer que los niños se enfermen. Asegúrese de que los niños pueden llegar fácilmente al lavamanos, jabón y las toallas, y que los adultos de la casa también se laven las manos. Modelar este comportamiento es la mejor forma de transmitirlo a los más chicos.


  • El Lenguaje Del Cuerpo


    Conocer y escuchar las señales del cuerpo es el primer paso para entender
    la importancia de comer en cantidades adecuadas, la actividad física y el descanso. 

     

    ¿Qué dice tu cuerpo?
    Reconocer y escuchar las señales del cuerpo nos ayuda a mantener alta nuestra energía. Algunas de las señales del cuerpo que pueden reconocer los niños más pequeños incluyen:

    • Activo: Corazón palpita fuerte y rápido, el cuerpo se calienta y transpira y la respiración se acelera.
    • Reposo: Corazón palpita a ritmo constante, la respiración es calmada.
    • Cansancio: Bostezos, ojos pesados, poca energía y, algunas veces, mal humor.

    Prueben Esto En Casa

    Jueguen al “Baile de la Energía”. Con él, su niño entenderá que los alimentos le dan energía y que su cuerpo usa energía cuando hace actividad física. Ayúdelo a entender que, al igual que un carro, necesitamos combustible para funcionar.

    Materiales:
    Recortes o dibujos de alimentos
    Tijeras
    Música

    Pasos

    • Pregunte a su niño ¿Qué es la energía? ¿Qué te ayuda a hacer la energía? ¿Qué le ponemos a los carros? Explique que la gasolina haceque un carro se mueva y que los alimentos nos hacen movernos porque nos dan energía.
    • Busquen un espacio abierto y repartan entre ustedes algunas imágenes de alimentos.
    • ¡Ponga música y a bailar! Baje el volumen de la música gradualmente y pídale a su niño que haga más lentos sus movimientos para corresponder con la música. Invítelo a que imagine que se les acaba la energía.
    • Baje aún más el volumen mientras bailan más lento. Cuando el volumen esté tan bajo que no puedan escucharlo, se habrán quedado “sin energía”. Ahora tienen que imaginar que comen alimentos saludables.
    • Vuelva a subir el volumen y BAILEN con mucha energía.

    Para Conversar
    ¡Usted puede ayudar en casa! Los niños necesitan energía para moverse, pensar y jugar cuando lleguen a la escuela. Ellos obtienen esta energía de los alimentos saludables, de dormir lo suficiente, de beber agua y de la actividad física que realizan durante el día. Propicie un ambiente apacible para las siestas y provea una cantidad balanceada de actividad y descanso.


  • Lavado de Dientes


    Tener dientes sanos comienza en casa. Cepillarse al menos dos veces al día, después del desayuno y antes de acostarse, es una de las mejores maneras de cuidar los dientes. Ayude a su niño a ser un Súper Cepillador con estos consejos.

    Estas dos herramientas confiables ayudan a mantener los dientes (¡y el cuerpo!) de su niño sanos para toda la vida:

    Cepillo Dental

    • Busque cepillos dentales para niños que tengan un cabezal pequeño y cerdas suaves. Incentive el interés de su niño permitiéndole elegir el color.
    • Elimine los gérmenes enjuagando el cepillo dental de sus niños después de cada cepillado y guárdelo de forma vertical para secarlo al aire.
    • Cambie el cepillo cada tres meses, pero si las cerdas ya no están derechas y firmes, o si su niño estuvo enfermo, hágalo de inmediato.

    Pasta Dental

    • Ayude a su niño a aprender la cantidad correcta de pasta, poniéndosela en el cepillo. Para niños menores de 2 años, sólo unte el cepillo un poco; para los niños de 2 a 5, una cantidad similar a un guisante es suficiente.

     

    Prueben Esto En Casa

    ¡La hora de todos los dientes!

    Mi turno, tu turno: Ayude a su niño a cepillarse los dientes y luego invítelo a imitarle. Diviértanse mientras le recuerda que debe enjuagarse y escupir la pasta dental.

    Vueltas y vueltas: Muéstrele a su niño cómo cepillarse los dientes en suaves círculos y recuérdele incluir los del frente y los de atrás, los de arriba y los de abajo (¡aun aquellos que son difíciles de alcanzar!). También, no olvide cepillar
    los lados de los dientes incluyendo arriba de las muelas.

    Al ritmo del cepillo: Su niño debe cepillarse por unos dos minutos. Póngale música o cántele la canción del “Abecedario” como ayuda para calcular el tiempo.

     

    Para Conversar

    Para las niñas y niños entre 3 y 5 años recuerde ayudarles a cepillarse los dientes. En esta etapa su motricidad fina aún se está desarrollando y pueden requerir su apoyo. También planee visitas frecuentes al dentista. Allí puede hablar de otros asuntos, como el hábito de chuparse el dedo o la aparición de lesiones bucales.


  • Visitando a su Dentista


    Usted, su hijo o hija y su dentista, son el ¡equipo protector de los dientes!
    Ayúdele a entender el importante papel que juegan los profesionales de la salud dental en el cuidado de sus dientes.

     

    ¡Mi amigo el dentista!
    La visita al dentista será más fácil para su niño si hablan al respecto antes de ir. Hable positivamente y explíquele que un examen dental es importante para mantenerse saludable.

    • Déjele saber a su niño que su dentista es el mejor amigo de sus dientes. Puede decirle: “La dentista va a contar y revisar tus dientes para saber si están sanos”.
    • Describa lo que va a pasar: Se sentará en una silla grande, tomarán unas fotografías de los dientes y le pondrán un fluoruro pegajoso (como unas vitaminas para los dientes).
    • Al final de la visita, tendrá la oportunidad de hacerle preguntas a su dentista sobre cómo mantener los dientes saludables.

     

    Prueben Esto En Casa

    Jueguen a imaginar que van a una cita con su dentista, actúen cada una de las siguientes acciones.

    1. ¡Han llegado donde la dentista! Vamos a saludarla.

    2. La dentista se pone una máscara y unos guantes. Está lista para contar los dientes ahora, ¡abran grande! Miren, está usando una luz y un espejo pequeño y bonito para ver dentro de la boca. Toca cada diente con una herramienta plateada. ¿Pueden sentirlo?

    3. ¡Hora de limpiar! La dentista tiene unas herramientas plateadas para limpiar losdientes. Ella pone un tubito curvado en la boca que ayuda a sacar el agua y que suena Glú, glú, glú.
    4. ¡Oh, ya terminó! Ahora, va a cepillar nuestros dientes con un cepillo dental que hace sonidos y un poco de pasta dental. ¡Hagamos el zumbido de un cepillo!

    5. Imaginen que enjuagan la boca una vez más. Aquí viene la dentista, lista para mirar dentro de tu boca. ¡abran grande otra vez! Ella dice que tus dientes se ven muy saludables.

    6. ¡Han terminado! Esta visita imaginaria nos ha hecho sonreir. ¡Qué divertido es visitar al dentista!

     

    Para conversar

    Los exámenes periódicos y las visitas al dentista son excelentes oportunidades para compartir mensajes importantes sobre cómo mantener sanos los dientes de los niños. Hable con su hijo o hija sobre la importancia de lavar los dientes y comer alimentos que los protejan para tener unos dientes limpios, sanos y brillantes.


  • Reconociendo y Entendiendo Emociones


    Una parte muy importante del desarrollo integral de los niños son las emociones. Es necesario mostrarles que todos tenemos emociones, por lo que hay que aprender a reconocerlas y expresarlas abiertamente, con confianza y seguridad.

    Emociones de diferentes formas y tamaños

    • Exploren las diferencias entre sentirse contento, feliz y alegre. Explique que estar contento es un emoción que se demuestra en momentos determinados, estar feliz es un estado de ánimo que sentimos internamente y estar alegre es la expresión física de ese sentimiento.
    • Exponga las diferencias entre estar triste o decepcionado. Las personas se sienten decepcionadas cuando algo no sale como quieren y se sienten tristes cuando no están felices y quieren llorar o que los abracen.
    • Comparta los conceptos de las emociones: frustración y enojo. Explique que puede sentirse frustrado cuando intenta realizar algo y no lo logra inmediatamente y puede sentirse enojado cuando está molesto o de mal ánimo.

    Prueben esto en casa

    Materiales:

    • Papel o fichas bibliográficas o papel.

    Pasos:

    • Pida a su hijo que dibuje en las tarjetas o las hojas caritas que representen diferentes emociones. Mientras lo hacen pregúntele  si alguna vez se ha sentido así y hablen al respecto.
    • Imiten cada una de las caritas con las emociones de las tarjetas.
    • Jueguen a las mímicas escogiendo cada uno una tarjeta diferente. Realicen diferentes caras y gestos representativos.


  • Respira, Piensa, Actúa


    Los desafíos son parte de la vida diaria y ocurren en todo momento. El paso más importante para desarrollar la confianza que necesita su niño pequeño para enfrentarlos es proveerle su amor y apoyo.

    Calmarse empieza con C

    Es importante ayudar a los niños a reconocer que todas las emociones son algo normal que todas las personas sienten alguna vez. Cuando las emociones son fuertes, los niños necesitan estrategias que les permitan manejarlas. La estrategia “respira, piensa y actúa” que se describe a continuación funciona como un semáforo, pues ayuda a los niños a tomar una pausa y pensar en un plan antes de tomar acción. Esta estrategia es de especial utilidad cuando los niños experimentan frustración, enfado o tristeza.

    Prueben esto en casa

    Aprender a controlar las emociones fuertes y a encontrar soluciones para sentirse mejor puede cultivar la perseverancia y la resiliencia en los niños desde temprana edad. Utilicen la estrategia: “Respira, piensa, actúa” siempre que sea necesario.

    Pasos:

    • Respira: Anímelo a poner las manos sobre el estómago, respirar profundo tres veces hacia dentro por la nariz y hacia afuera por la boca. Pídale que se siente y que se susurre a sí mismo: “cálmate” u otra frase alentadora.
    • Piensa: Luego, ayude a su hijo o hija a entender el problema y a pensar en un plan para resolverlo. Motívelo a expresar cómo se siente y por qué. Puede ayudarlo a encontrar las palabras diciéndole lo que nota (“Parece que te sientes frustrado porque no pudiste ponerte el abrigo”). Ayúdelo a crear un

      plan para resolver el problema (“¿Qué tal si desabrochas el primer botón del abrigo?”).

    • Actúa: Ahora, anime a su hijo o hija a escoger un plan e intentarlo. Pregúntele: “¿Cuál es el mejor plan? Intentémoslo”. Si el plan no funciona, pregúntele: “¿De qué otra manera podrías hacerlo?” y vuelvan a intentarlo. Recuérdele que aprender nuevas cosas lleva práctica. No es que nunca pueda hacerlo, sino que no puede hacerlo todavía.

    • Mantengan una lista de soluciones a los problemas que hayan enfrentado en el pasado para consultarlos en el futuro. Anime a su niño a dibujar las soluciones en una lista.

    Para conversar

    Cuando los niños se sienten enojados, frustrados, heridos o confusos, podrían actuar con agresividad. Motívelo a sentarse en un lugar favorito donde pueda estar tranquilo y decirse a sí mismo: “Cálmate” o “respira lento y profundo”.


  • Las Señales Del Cuerpo


    Es útil recordarle a los niños cuando comen que se detengan y escuchen a su cuerpo. “¿Cómo se sienten? ¿Están satisfechos?”. Recuerde: usted puede dejar que los niños decidan cuánto comer. Coman lentamente y disfruten juntos los alimentos.

    Barriguitas satisfechas

    Hacer elecciones saludables incluye aprender a conocerse a si mismo y a reconocer lo que el cuerpo señala. Pregúntele a su hijo o hija si se ha sentido hambriento y lleno alguna vez. Piensen en cómo se sienten ahora mismo. Puede que sientan hambre porque ha pasado mucho tiempo desde el desayuno. O puede que todavía estén llenos después de un gran desayuno.

    Prueben esto en casa

    Ayude a su niño a escuchar su cuerpo y decidir qué cantidad de alimento es la adecuada para él.

    Materiales:

    • Medidor hambriento-lleno (pueden imprimir la página siguiente y recortarlo o hacer uno similar en casa con los materiales que tengan disponibles).

    Cómo jugar:

    • Al comenzar la merienda, pregunte a los niños: ¿Cuánta hambre tienen? Piensen en cómo se sienten ahora mismo.
    • Mientras comen la merienda, haga una pausa y atraiga su atención. Muéstrele cómo usa usted su medidor hambriento-lleno.
    • Diga, por ejemplo: “He comido dos galletas

      y tres rebanadas de manzana. ¿Cómo me siento ahora? Creo que todavía tengo un poco de hambre”. Mueva la flecha y luego coma algo pequeño. “Ahora, me siento bien”. Mueva la flecha otra vez. Explique que no es una buena idea estar debajo de las rayas que indican “hambriento” y “lleno”. Dígale que la raya gruesa del medio significa “Me siento bien”.

    • Ahora pásele el medidor a su niño. Mientras come y bebe anímelo a que pause y piense. ¿Sigue comiendo porque todavía tienen hambre? ¿Ya está lleno? Puede pensar en cómo se siente y luego usar el medidor para expresarse.

    Para conversar

    Ya sea que usted le sirva a su niño o él se esté sirviendo, asegúrese de poner pequeñas cantidades de cada alimento en su plato y déjelo escoger lo que quiere comer. Cuando termine, pregúntele: “¿Todavía tienes hambre?”. Darle la oportunidad de responder ayuda a que su niño aprenda a tomar decisiones saludables. Anime a todos en la mesa a decir cómo se sienten.


  • La Importancia de los Dientes


    Para mantener saludable el cuerpo de su niño es importante cuidar de sus dientes desde una edad temprana. Unos dientes de leche o de bebé sanos ayudan a su niño a hablar, a comer alimentos saludables y a desarrollar fuertes sus dientes permanentes.

    Al cumplir los tres años, la mayoría de los niños han completado sus 20 dientes primarios (también conocidos como dientes de leche o dientes de bebé). Aunque son dientes temporales son muy importantes, pues ayudan a los niños masticar su comida adecuadamente, les facilitan hablar más rápidamente y con mayor claridad y guardan el espacio que ocuparán los dientes permanentes más adelante. Es precisamente por eso que deben cuidarse, pues cuando se caen antes de tiempo pueden generar problemas para la salida de los dientes permanentes y resultar en apiñamientos. Una buena dieta, consumir suficiente agua, cepillar los dientes regularmente y visitar periódicamente al dentista son la mejor prevención.

    Prueben esto en casa

    Los dientes son muy importantes en nuestro día a día, pero son tan pequeños que a veces se nos olvida que están allí. Jueguen hoy a imaginar qué pasaría si pasáramos un día sin dientes.

    • Intenten tener una conversación cubriendo sus dientes con sus labios. ¿Cómo suenan las palabras?
    • Intenten masticar alimentos pequeños sin usar sus dientes (cuide que no sean alimentos con los que puedan atragantarse). ¿Fue fácil? ¿Fue placentero?

    • Intenten sonreir. ¿Cómo se ven?

    • Repitan el ejercicio durante el día y al final discutan lo que aprendieron sobre la importancia de los dientes.

    Para conversar

    Hablen sobre los distintos cuidados que pueden tener para tener súper dientes (lavado dos veces por día, alimentación saludable, consumo de agua, visita al odontólogo). Si los están teniendo en cuenta, merecen el “Certificado de Súper Dientes”. Coloréenlo y pónganlo en un lugar visible de la casa.

     

     


  • La Elección Saludable


    Los adultos juegan un papel esencial para ayudar a los niños a comprender el valor nutricional de los alimentos y bebidas.

    Un poco de esto y mucho de aquello:

    Comparta con los niños que existen alimentos sanos que se les llama “alimentos de cualquier momentoque podemos comer todos los días ya que son buenos para nosotros, como las frutas y verduras. También existen alimentos como las galletas, papas fritas, bebidas gaseosas y otras meriendas altas en azúcar, grasa y sal que se llaman “alimentos de unas vecesporque sólo debemos comerlos de vez en cuando.

    Prueben esto en casa

    Ayúdele a su hijo o hija a comprender que para poder crecer y tener suficiente energía para jugar es necesario comer muchos alimentos de cualquier momento y limitar los alimentos de algunas veces.

    Materiales:

    • Bloques pequeños o cualquier objeto manipulable pequeño y colorido que sirva como pieza para el juego
    • 6 tarjetas (numeradas de la siguiente manera: 1, 1, 2, 2, 3, 3)
    • Copia del juego “Aventuras en La Tierra Saludable”

    Pasos:

    • Comparta el juego de mesa y señale las ilustraciones. Explíquele a su niño que en este juego, caer en alimentos de cualquier momento ¡les da la energía para jugar con los amigos de Plaza Sésamo!
    • Demuéstreles las reglas con un ejemplo: Escoja una pieza del juego (objeto manipulable o bloque pequeño). Ponga bocabajo las tarjetas numeradas y deje que un niño saque una del paquete.

    • Comience en el Prado de la Ensalada. Avance la pieza el número de espacios que indique la tarjeta. Si cae en un alimento de cualquier momento, puede elegir otra tarjeta. Si cae en un alimento de algunas veces, deténgase en ese espacio hasta su próximo turno.

    • Después de cada turno, coloque la tarjeta en el grupo de las eliminadas. Si se acaban las tarjetas, mezcle las tarjetas del grupo de las eliminadas y vuélvalas a usar. El objetivo es que todas las piezas lleguen hasta el final.

    • ¡Jueguen en familia!

    Para conversar

    Invite a su hijo o hija a probar nuevos alimentos de cualquier momento. A veces necesitará varios intentos antes de que le guste un nuevo alimento. Céntrense en las frutas, los vegetales, los granos integrales y los productos lácteos bajos en grasa.


  • Un Arcoíris de Alimentos


    Los alimentos saludables son deliciosos y naturalmente coloridos. Los niños necesitan frutas y verduras de todos los colores porque proveen distintas vitaminas y nutrientes necesarios para su desarrollo integral.

    Los alimentos sanos son de muchos colores

    Hable con su hijo sobre lo que aportan los alimentos de cada color:

    • Las frutas y verduras de color verde son buenas para los ojos y para hacer que los huesos y dientes sean muy fuertes.
    • Los de colores azules y morados ayudan a que la memoria trabaje bien, fortalecen el cerebro, y ayudan a que se mantenga saludable a medida que van creciendo.
    • Los blancos son magníficos para el corazón.
    • Los amarillos y naranjas son una deliciosa opción para un corazón y ojos saludables. También ayudan al cuerpo a combatir los gérmenes que puede hacer que se enfermen.
    • Los rojos son realmente buenos para el corazón y también ayudan a que la memoria funcione bien.

    Prueben esto en casa

    Mientras exploran la alimentación saludable, los niños también aprenden sobre los números y a identificar los colores, las formas y los tamaños.

    Materiales:

    • Frutas y verduras de diferentes colores.
    • Tazones amplios.
    • Caja o bolsa negra para guardar los alimentos.

    Pasos:

    • Saquen todas las frutas y verduras que tienen en la cocina y organícenlas por colores en los tazones. Hablen sobre los diferentes tamaños, formas y texturas que tienen.
    • Ahora dando la espalda a su hijo o hija, escoja una de las frutas o de las verduras y póngala dentro de la bolsa o caja.
    • Pídale a su hijo que introduzca la mano, describa y adivine la fruta o verdura que es.
    • Tomen turnos y ¡pónganse a prueba!

    Para conversar

    Una buena forma de involucrar a los más chicos con una alimentación saludable es destacando los orígenes de diversos alimentos mediante la conexión del cultivo a la mesa. Visiten un cultivo o un mercado local para ayudar a su hijo a aprender de dónde vienen los alimentos y los diferentes colores que encuentran en ellos.

     

     


  • El Agua como Fuente de Energía


    El agua la mejor bebida para hidratarse, mantener una buena digestión, regular
    la temperatura, prevenir enfermedades y cuidar los dientes. ¡Levanten su vaso de agua y brinden por su salud! 

     

    Beber agua regularmente es uno de los mejores hábitos que pueden cultivarse en los niños. Estas son algunas sugerencias para ayudarlos a desarrollar el gusto por el agua:

    • Mantenga agua purificada y en contenedores seguros al alcance de los niños. Si está constantemente disponible, se verán más motivados a beberla.
    • Limite las opciones de bebidas que el niño tenga a su alrededor a aquellas que sean buenas para su salud (agua, leche baja en grasa, jugos naturales sin azúcar añadida). Evite mantener otro tipo de bebidas en casa.
    • Invite a su niño a escoger una botella o un termo que usen siempre para el agua. Busquen que sea un contenedor seguro para niños y que tenga sus colores o personajes favoritos – así querrá llevarlo siempre a todas partes.
    • Dé ejemplo. Si su niño le ve bebiendo agua regularmente, se verá más inclinado a hacerlo.

    Prueben Esto En Casa

    Invite a toda la familia a participar en este divertido juego. Dígales que van a jugar “gaseosa, gaseosa, agua” que es muy parecido al tradicional “pato, pato, ganso”.

    • Pida que formen un círculo con todos, menos usted, mirando hacia adentro. Usted será quien “la lleva” primero. Mientras usted camina alrededor del círculo, los demás pueden trotar o marchar en el lugar, de esta forma todos estarán activos durante el juego.
    • Elija una bebida de “algunas veces” y una bebida que sea buena en “todo momento” (por ejemplo, la gaseosa y el agua). Mientras camina alrededor del círculo, toque a cada jugador diciendo: “gaseosa, gaseosa, gaseosa”. Cuando escoja a un jugador para lo persiga, diga “¡agua!”. ¡Esta es la bebida más saludable de todas y le da al niño la energía que necesita para que lo persiga a usted! Trate de llegar al lugar que tenía el niño antes de que él o ella le alcance. Entonces será el turno del niño.
    • Pueden escoger otras bebidas de algunas veces en nuevas rondas del juego. Jueguen hasta que todos hayan tenido la oportunidad de ser “el perseguidor”.

     

    Para Conversar 

    Se recomienda que los niños menores de 8 años consuman 5 vasos de agua cada día. Esto incluye todos los líquidos que tomen durante el día, y puede aumentar cuando hace calor o hacen actividad física. Cuenten cuánta agua toman en un día ¿es suficiente?

     


  • Higiene personal


    La higiene personal implica cuidar y limpiar el cuerpo. Es importante que los niños comprendan que el aseo en sí mismos es importante para la salud y el bienestar ya que protege el cuerpo de gérmenes y enfermedades.

    Explique a su hijo o hija los principales hábitos de higiene en sus rutinas diarias como lavarse las manos antes de comer, después de jugar o de usar el baño; cepillarse los dientes; lavarse la cara y bañarse con regularidad. Hacerlo les ayudará a aprender que estos hábitos son indispensables. Una de las mejores formas de enseñarlo es describir los beneficios que les aporta el aseo diario a medida que lo hacen, como por ejemplo “poner jabón a nuestro cuerpo hará que huela muy bien y que estemos limpios sin bacterias o gérmenes”.

    Prueben esto en casa

    Los buenos hábitos de higiene ayudan al niño a cuidar y a valorar su propio cuerpo y a percibir con satisfacción la limpieza como bienestar personal.

    Materiales:

    • Lápices de colores y hojas de papel

    Pasos:

    • Piensen juntos en las rutinas de limpieza que deben tener en cuenta en diferentes momentos del día.
    • Realicen juntos un friso de la rutina “preparándonos para empezar el día”.
    • Dibujen en cada hoja los hábitos de higiene que deben seguir durante el día (o antes de ir a la escuela, si ya tienen esa edad). Por ejemplo: 1. Me lavo los dientes, 2. Limpio mi cara, 3. Tomo una ducha etc. Involucren todos los hábitos de higiene que se les ocurra, como limpiar los oídos y cepillar el cabello.

    • Peguen la rutina en un lugar visible para que puedan seguirla todos los días. También pueden realizar el friso de la rutina de limpieza “preparándome para dormir” para antes de acostarse.

    Para conversar

    Hable con sus hijo o hija sobre las rutinas diarias que debe tener para cuidarse a si mismo y mantenerse alejado de los gérmenes. Comente como bañarse diariamente, lavarse los dientes, lavar el cabello y mantener limpias las uñas permiten que estén aseados y con menos bacterias.