inicio padres Desarrollo socio-emocional

    Diversidad


    A medida que crecen, niños y niñas se ponen en contacto con un mundo cada vez más amplio. Cuando fomentamos que conozcan sobre las personas que viven cerca y lejos de ellos y mostramos cómo personas distintas juegan y trabajan juntas, promovemos relaciones respetuosas y cooperativas. Estas actividades invitan a los niños a celebrar la diversidad.

    Consejos para desarrollar la interacción social y emociones en su niño

    • Hable con su niño sobre los conceptos “igual” y “diferente”. Explíquele que todos tenemos algunas cosas en común pero que nadie es exactamente igual a alguien más. Todos somos iguales Y diferentes.
    • Hablen sobre tres cosas que hagan que las personas sean iguales entre sí (por ejemplo, todo el mundo tiene que comer) y tres cosas que hagan que las personas sean diferentes (por ejemplo, cada persona tiene su juego favorito).
    • ¡Todos somos únicos y especiales! Siéntese frente al espejo con su niño y hablen sobre su pelo, piel y color de ojos. Hablen sobre las cosas que él hace bien y las cosas que le gusta hacer. Dígale lo que le gusta en él y pregúntele qué le gusta de sí mismo y por qué.
    • Ayúdele a su niño a apreciar las diferencias en otros al exponerlo a una variedad de culturas. Pueden intentar una comida de otro país o región, practicar los números del 1 al 10 en otro idioma o leer un cuento tradicional de otra cultura.

  • Confianza en sí mismos


    Fomentar la confianza en sí mismo a temprana edad ayuda a los niños a tener fortaleza y a enfrentar los retos. Use estos consejos y actividades para celebrar lo que son, expresar sus sentimientos y desarrollar actitudes de fortaleza y perseverancia para toda la vida.

    Lo que me gusta de mí: Ayude a su niño a estar orgulloso de sí mismo. Motivalo a crear un collage de las cosas que le gustan. Podría incluir una mezcla de dibujos y palabras que representen sus cualidades únicas. Déjele saber que esas cosas hacen que sea como es ¡y que no hay otra persona exactamente como él!

    Me siento…: El baile, la música y el arte pueden ser buenas vías para expresar las emociones, especialmente para los niños pequeños que no siempre conocen las palabras para expresar lo que sienten. Puede motivar la expresión artística en la casa con materiales sencillos que tengan a la mano, como pañoletas para bailar, cucharas de madera para marcar una melodía y pedazos de papel de colores para doblar y pegar. Tener maneras saludables para explorar las emociones ayuda a que los niños adquieran más conciencia de sus propios sentimientos y los de las otras personas, lo cual puede ayudarlos a lidiar con situaciones difíciles.

    Intentar cosas nuevas: Déjele saber a su niño que es importante intentar hacer cosas nuevas: es una manera de averiguar las cosas que nos gustan y también de aprender y crecer. Hacer un árbol de papel puede ser una manera divertida de motivar a su niño a intentar cosas nuevas. Dibuje o recorte el tronco y las ramas de un árbol y cada vez que su niño intente algo nuevo, dibuje o pegue una nueva hojita al árbol. A medida que el árbol de su niño crezca, él verá cuánto también ha crecido.

    Listo para un reto: Demuéstrele a su niño que resolver un problema toma tiempo y perseverancia pero que se siente muy bien cuando se encuentra la solución. Ayúdelo a recordar un problema que haya solucionado recientemente y juntos representen cómo lo hizo. Tomen fotos o hagan dibujos de los pasos que tomó y represéntelos: ¿Qué fue lo primero que hizo? ¿Y después? ¿Qué sucedió al final de cada paso y cómo se sintió él? La próxima vez que su niño asuma un reto, repasen los dibujos para recordar el trabajo arduo y de la actitud positiva que se requieren para lograr nuevas metas.

    ¡Lo lograste!: Cuando su niño termine de hacer una tarea, felicítelo por sus esfuerzos de la manera más específica posible. Por ejemplo, en vez tan solo decir: “¡Muy buen trabajo!”, podría decir: “Trabajaste muy duro para hacer esa torre con bloques… ¡lo lograste!” o “¡Me sentí muy orgullosa de ti cuando te deslizaste por el tobogán tu solito!”. Sus comentarios positivos no solo ayudarán a que su niño adquiera confianza en sí mismo, sino que también le ayudarán a reflexionar sobre lo que hizo y a sentirse orgulloso de sus logros.

    Trabajos importantes: Hacer quehaceres sencillos en casa ayuda a que los niños se sientan parte importante de la familia. Elija algunas que sean apropiadas para la edad de su niño, como poner la mesa para la cena o clasificar los calcetines cuando laven la ropa. Déjele saber que usted cuenta con él en estas responsabilidades especiales y elógielo por un trabajo bien hecho. Su niño comenzará a establecer rutinas que le darán seguridad en sí mismo, y esa confianza en sí mismo aumentará mientras aprende a dominar cada tarea.

    Todos cometemos errores: Para motivar la independencia de su niño, ayúdele a comprender que los errores son parte normal del proceso de aprendizaje. Cuando esté listo, permítale asumir quehaceres diarios como abotonarse la camisa o beber de un vaso o taza para “niños grandes”. Si no se abotona algunos botones o derrama la bebida, muestre una actitud positiva al reaccionar de manera calmada. Asegúrele que es normal hacer errores y déjele saber que todos cometemos errores, incluso usted. Pregúntele qué puede hacer diferente la próxima vez, tal vez abotonarse más despacio o asegurarse de sostener la taza con las dos manos.

    Exprésate: Hable con su niño acerca de cómo algunas expresiones faciales pueden parecer similares pero tienen pequeñas diferencias que demuestran distintos sentimientos. Por ejemplo, llorar puede significar “triste” o “feliz”, pero claves sutiles como sonreír o fruncir el ceño muestran la diferencia. Representen juntos varias situaciones como recibir un regalo inesperado, ver a un oso muy grande, perder un juguete favorito y escuchar una bella música. ¿Qué siente su niño en cada situación y cómo demuestra esos sentimientos? Estos juegos no sólo ayudan a que los niños reconozcan y nombren los sentimientos sino también a que empiecen a reconocer las diferencias sutiles en las emociones.

    Deja que brilles: Su niño le ve como un ejemplo en todo sentido. Como su primer y más importante maestro, usted es un ejemplo primordial para ayudarlo en el desarrollo de su amorpropio. Trate de enfocarse en los aspectos positivos que usted tiene en vez de criticarse demasiado. Cuando usted tenga problemas, use esa oportunidad para demostrarle a su niño cómo manejar los contratiempos con optimismo. Por ejemplo, use frases como “Estoy desilusionada porque no esperaba eso, pero esto es lo que puedo hacer para mejorar esta situación.”


  • Manejo de Emociones


    Una parte muy importante para el desarrollo integral de los niños es la emocional. Es necesario mostrarles que todos tenemos emociones, por lo que hay que aprender a reconocerlas y expresarlas abiertamente, con confianza y seguridad. Estos consejos presentan diversas formas de abordar las emociones, a través de canciones, cuentos y preguntas para reflexionar.

    Consejos para ayudar a los niños manejar las emociones

    Lean cuentos juntos: Pregúntele cómo creen que se pueden estar sintiendo los personajes y por qué. Hablen sobre cómo los personajes manejan ciertas situaciones de maneras positivas.

    ¡Creen cuentos juntos!: Hablen sobre cosas serias o cosas simples y divertidas y traten de incorporar expresiones sobre sentimientos (“¿Cómo se sintió el sándwich cuando se le perdió su lechuga?”)

    Coman juntos: Aprovechen este tiempo para que cada miembro de la familia haga preguntas como “¿Cuál fue la mejor parte del día? ¿Qué aprendí hoy?”

    ¡Jueguen!: Aprovechen las oportunidades para que los niños usen expresiones positivas, tales como “!Juguemos juntos!” o “Primero, juguemos con los bloques y luego dibujemos.”

    Hagan tareas de la casa juntos: Permitirle a los niños ayudar con las tareas de la casa les permite sentirse empoderados y orgullosos con sus logros (ayudar a organizar la ropa o a guardar los juguetes al final del día).

    Usen una olla y una cuchara como tambor: Pídale a su niña o niño que toque un ritmo en el tambor para expresar diferentes emociones, como estar triste, de mal genio, feliz o asustado. Inventen juntos bailes que acompañen los distintos ritmos y emociones.

    Dibuje las emociones: Dibuje en tarjetas a personajes mostrando sentimientos como alegría, enojo, miedo, vergüenza, tristeza, etc. Pida a los niños que escojan una tarjeta de acuerdo a cómo se sienten. Motíveles para que le digan por qué se sienten así y puedan identificar sus sentimientos.


  • Niños pequeños, retos grandes


    Los niños enfrentan nuevos retos en cada edad y etapa; por eso es importante ayudarles a desarrollar las destrezas que necesitan para adquirir fortaleza. Con confianza en sí mismos y la habilidad de expresarse, ellos podrán lidiar con cualquier situación que se les presente… y los harán más fuertes.

    Decir adiós

    Aprender a separarse puede tomar tiempo. Use una rutina para ayudar que despedirse sea tan conciso y estructurado como sea posible. Cada vez que se separen, trate de dar a su niño dos abrazos, un beso y diga: “Regresaré a buscarte más tarde”.

    Practicar la paciencia

    • Cinco minutos puede sentirse como una hora para un niño. Explique el concepto del tiempo en una manera que lo pueda entender. Si le pregunta: “¿Cuánto tiempo más?”; usted puede responder: “Lo que nos toma para caminar a la escuela” o “Lo que nos toma para cepillarnos los dientes”.
    • Llevarse bien entre hermanos
    • A veces puede ser difícil compartir con un hermano. Trate de preparar cajas en dónde cada uno de sus niños pueda colocar artículos que ellos no desean compartir. Luego, puede designar algunos artículos para que siempre los compartan.

    Mudarse

    • Esto puede significar grandes cambios y transiciones. Si es posible, lleve a su niño al vecindario o a la escuela nueva antes de mudarse. Muéstrele algunos lugares nuevos y las cosas que usted crea que lo emocionarán.
    • Lidiar con el acoso o intimidación
    • Si su niño es acosado o intimidado, motívelo a practicar decir: “No me gusta cómo te comportas. Voy a ir a jugar con otro niño”. Déjele saber que está bien pedir ayuda a un adulto.

    Lo que soy

    • Ayude a su niño a pensar en palabras positivas que lo describan. Pueden usar la canción Todos somos para inspirarse.

    Sé que lo puedes hacer

    • Diga a su niño que cree en él. Saber que cuenta con su apoyo le ayudará a tener más confianza en sí mismo.

  • Familias en la aflicción: Consolarse mutuamente


    Como muchas familias, todos los días ustedes enfrentan retos: retos grandes y retos pequeños. De alguna manera, esos retos se superan manteniéndose unidos. Ahora ustedes están viviendo un reto enorme: la muerte de un ser querido. La aflicción, ese sentimiento intenso relacionado con la muerte, es un sentimiento que embarga a toda la familia. La aflicción es un sentimiento complejo y comprende una serie de emociones que vienen y van como en oleadas. Pueden estar seguros de que la aflicción no tiene una sola forma o tiempo de duración. Cuando usted consuele a sus hijos, recuerde que cada niño es único y sentirá la aflicción de manera particular. Aunque la tristeza no desaparezca por completo, usted y su familia pueden darse fortaleza mutuamente. Pueden estar seguros de que la unión que usted y sus hijos establezcan ahora les ayudará mucho a crear un sentido de fortaleza emocional que permanecerá por toda la vida.

    Utilice estos los consejos para ayudar a que todos en su familia hablen entre sí, expresen sus emociones y comiencen el proceso para seguir adelante. Ustedes no están solos. Con el tiempo, usted y su familia volverán a vivir momentos felices.

    Explicar lo que sucedió

    Su hijo podría necesitar explicaciones concretas acerca de qué es la muerte. Por ejemplo, con delicadeza usted podría decir: “Cuando una persona muere, su cuerpo deja de funcionar. El corazón no palpita más y el cuerpo deja de moverse, de comer y respirar”. Algunas veces los niños no comprenden que la muerte es un estado permanente y podrían hacer preguntas como, “¿Cuándo regresará papá?”, o decir cosas como “Voy a mostrarle a mamá mi nuevo dibujo”. Continúe dándole explicaciones concretas. Utilice palabras como “murió” y “muerte” en vez de “se durmió”, “su pérdida” y “se fue”. Aunque estas frases suenen más suaves, también podrían confundirlos. Como los niños piensan de manera literal, podrían asumir, por ejemplo, que si las personas buscan insistentemente al padre que “se perdió” él podría ser encontrado.

    Para mayor ayuda de cómo explicarle a su hijo qué es la muerte, vean el video “Hablemos del tío Jack” y utilice la conversación entre Elmo y su papa como ejemplo.

    Hablar de los sentimientos

    Los niños pasan por una gran variedad de sentimientos como enojo, tristeza, desesperación, desilusión, confusión, soledad, culpabilidad, preocupación, pero no siempre conocen las palabras que identifican esos sentimientos. Asegúreles a sus hijos una y otra vez que todos, incluyéndose usted, están sintiendo un gran dolor y que ninguno de esos sentimientos es demasiado grande o pequeño como para no poder hablar de ello. Tenga en cuenta estas estrategias:

    • Utilice muñecas y marionetas para expresar sentimientos con su hijo. Hacer dibujos podría ser una buena manera para que los niños pequeños se comuniquen. Para los niños mayores, escribir en un diario podría ayudarles mucho.
    • Si es necesario, permítales que expresen libremente el enojo o la frustración. Usted podría dejarlos correr afuera de la casa o darles plastilina para que la golpeen, o bolsas de frijoles para que las tiren al piso o instrumentos musicales para que hagan mucho ruido. Escuchar música suave y tranquilizadora y respirar profundamente podría también ayudar a que sus hijos se sientan más calmados y relajados.
    • Pero más importante aún, dedique tiempo para escucharlos. Escucharlos le ayudará a saber hacia dónde dirigir la conversación. Aunque usted no pueda impedir los pensamientos y sentimientos de sus hijos, podrá asegurarles que usted los escucha con atención

    Comunicarse y relacionarse como familia

    Hay muchas formas para que usted y su familia se mantengan unidos durante estos momentos difíciles. Intente hacer algunas de estas ideas:

    • Algunos niños tal vez no quieran hablar inmediatamente acerca de lo que sucedió; otros tal vez quieran expresar sus sentimientos a todo el mundo. Lo cierto es que cada persona en su familia tiene maneras diferentes de comunicar sus sentimientos. Designe un momento y un lugar para compartir y hablar. Por ejemplo, podría sentarse con sus hijos y decir, “Me siento _________. ¿Cómo te sientes tú?”.
    • Busque la ayuda de su familia, de amistades y de la comunidad. (“El tío Juan te puede llevar al parque hoy” o “La prima Emilia te puede ayudar con las tareas”). Asegúrele a su hijo que nadie podrá tomar el puesto del padre que murió y que las otras personas solamente desean ayudar a la familia. Sus hijos tal vez podrían preferir hablar con un pariente preferido como un tío, primo o hermano.
    • Otras estrategias que le ayudan a usted a expresar sus sentimientos también podrían ayudar a sus hijos. Por ejemplo, permita que sus hijos la vean llorar o que lloren junto con usted. Explíqueles por qué llora usted. Asegúreles de que solamente se siente triste pero que usted está bien, y que muchas veces es bueno expresar los sentimientos. Recuérdele a su hijo, “Los cambios son difíciles para todos, pero yo estoy aquí para seguir queriéndote y unidos saldremos adelante”.
    • Algunas veces las reacciones de los niños cuando están bregando con la muerte o con la ausencia de uno de los padres pueden ser especialmente graves. Algunos sentimientos o comportamientos podrían prolongarse, aumentar en intensidad o también ocurrir con más frecuencia, lo que significaría que hay necesidad de darle al niño más atención. Si sus hijos experimentan dificultades que le causen preocupación a usted como, mojarse en la cama, tener pesadillas o comportamientos que puedan causarles daño a sí mismos o a otros, recuerde que es totalmente normal buscar ayuda profesional

    Compartir los recuerdos y seguir adelante

    En algún momento notará que usted y su familia están tomando “momentos libres de aflicción,” o momentos en que se olvidan de la tristeza. Lentamente, una nueva historia familiar comenzará a surgir a través de los altibajos de la familia. Permítanse, usted y sus hijos, ser felices nuevamente. Puede tener la seguridad de que la memoria de su ser querido vivirá por siempre en los corazones de su familia. Celebrar la vida de su ser querido y el lugar importante que tiene en la familia es una forma significativa para seguir adelante. Las siguientes son algunas sugerencias:

    • Planifique con su hijo un servicio privado para los amigos muy cercanos y la familia. Permita que todos compartan sus recuerdos y anécdotas. También podrían incluir recuerdos divertidos que los hagan reír.
    • Escuchen o canten una canción favorita o coman juntos un plato favorito dedicado a la memoria del ser querido.
    • Reúnan las fotografías, la ropa o las cosas preferidas de su ser querido. Túrnense para contar anécdotas acerca de cada artículo y recordar así los momentos gratos que compartieron. También pueden grabar las anécdotas en video o teléfono celular.

    A medida que el dolor de la familia sana, pueden comenzar a pensar en el futuro de manera positiva. Recuerde que ustedes pueden divertirse y seguir amando al ser querido que falleció.